¿Qué sucede con la indemnización de los daños estéticos?

Se me rompieron tres baldosas de la cocina al caer una olla y mi seguro sólo me paga esas tres aunque las nuevas son de distinto color. Me han dicho que el resto de baldosas son daños estéticos y no me las van a pagar hasta que repare, que cuando estén acabados los trabajos les avise para que venga un perito a comprobarlo.

Qué dice la ley

El artículo 26 de la Ley 50/1980 dice que “para la determinación del daño se atenderá al valor del interés asegurado en el momento inmediatamente anterior a la realización del siniestro”. El artículo 18 de la misma Ley dice que “el asegurador está obligado a satisfacer la indemnización al término de las investigaciones y peritaciones necesarias para establecer la existencia del siniestro y, en su caso, el importe de los daños que resulten del mismo. En cualquier supuesto, el asegurador deberá efectuar, dentro de los cuarenta días, a partir de la recepción de la declaración del siniestro, el pago del importe mínimo de lo que el asegurador pueda deber, según las circunstancias por él conocidas”.

Por otra parte, el contrato de seguro, que es un contrato privado, puede condicionar el pago de la garantía de daños estéticos a que el asegurado los arregle, pero podría entenderse una cláusula abusiva toda vez que el asegurado ha pagado prima por tener ese capital asegurado sujeto a indemnización en el momento del siniestro.

RECLAMAR INDEMNIZACIÓN

Cómo reclamar los daños estéticos

Para resolver este conflicto el asegurado debería formular una queja ante el Servicio de Atención al Cliente de la aseguradora manifestando que el asegurador debe pagarle el importe de los daños estéticos y, dependiendo de su respuesta, posteriormente plantear la reclamación a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones de acuerdo con el artículo 3 de la Ley 50/1980 que dice que “las condiciones generales del contrato estarán sometidas a la vigilancia de la Administración Pública (Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones) en los términos previstos por la Ley”. Y también dice que “declarada por el Tribunal Supremo la nulidad de alguna de las cláusulas de las condiciones generales de un contrato, la Administración Pública competente (Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones) obligará a los aseguradores a modificar las cláusulas idénticas contenidas en sus pólizas.

Conclusión

Dado el caso que la garantía de daños estéticos no esté condicionada, nosotros entendemos que la aseguradora no podría condicionarle el pago a que repare. Cuando tenemos un televisor siniestrado, el seguro debe pagar y luego el asegurado puede comprarse uno más barato o más caro. Con el tema de los daños estéticos sucede exactamente lo mismo.

RECLAMAR INDEMNIZACIÓN

Particularmente nosotros entendemos que la indemnización debe pagarse siempre y en cualquier circunstancia, sin condicionarla a nada. El problema está en que algunas aseguradoras confunden que “el seguro no puede ser objeto de enriquecimiento injusto para el asegurado”, donde el asegurado jamás debe obtener un beneficio con una indemnización, con que el asegurado, una vez indemnizado, hace con ese dinero lo que le da la gana, siempre y cuando ese dinero percibido no sea superior a los daños realmente ocurridos. Lo que el usuario haga con ese dinero es problema del usuario. La aseguradora debe cumplir con su obligación que es indemnizar. Lo que no podrá hacer el usuario es cobrar más de lo que toca o más de una vez por un mismo siniestro. Eso sería un fraude.

0 Respuestas

Deja un comentario

Quieres unirte a la conversación?
Participa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *