Ley Nabal seguros persona estatua lamentándose facepalm

¿Cómo resuelven los siniestros los malos seguros? Mediante la Ley Nabal

En este post recurriremos a algún vulgarismo que es necesario para entender el porqué de muchas de las actuaciones y decisiones que se toman en el ámbito de la resolución de los accidentes y siniestros en el sector asegurador. Los ámbitos en los que se aplica la Ley Nabal son: el ámbito de valoración de los daños, pérdidas y perjuicios; el ámbito de establecer las causas y circunstancias del accidente; y el ámbito de decidir si un concepto queda o no cubierto.

La Ley Nabal

La Ley Nabal no hace referencia a temas de navegación marítimos, sino que utilizamos este término de forma coloquial cuando alguien decide resolver algo de manera arbitraria, sin ningún tipo de justificación ni acreditación. Simplemente lo hace porque le da la gana o le «sale de las narices». En definitiva: vulgarmente se dice que lo hace porque sale del «nabo». Por eso lo de la Ley «Nabal».

La Ley Nabal en las valoraciones de daños, perjuicios y pérdidas

Te darás cuenta que en muchas ocasiones ves tasaciones realizadas por peritos, u ofertas de aseguradoras, realizadas de manera totalmente arbitraria. No responden a ningún tipo de acreditación ni justificación razonable. Simplemente es eso porque les da la gana.

RECLAMAR INDEMNIZACIÓN

Un claro ejemplo es cuando te dicen que el valor venal de tu vehículo es un valor paupérrimo que no tienes ni para comprar el volante. Que la valoración de tu empresa incendiada, o pérdida de ingresos, se valora de manera miserable. O no se te acredita la valoración de tus lesiones y te ofrecen un valor sin ninguna justificación que lo acredite.

La Ley Nabal en las causas y circunstancias

Observar ciertos informes biomecánicos que no sabes cómo se determinan las velocidades de colisión de los vehículos para valorar la cobertura o no de un accidente de lesiones, las cuales son a gusto del cliente. Investigar causas de incendio que se resuelven en función de intereses para quien se realiza el trabajo. Utilizar la Ley Nabal para determinar las causas en función del interés de ciertos aseguradores para que tenga o no cobertura es otro de los males de los seguros de baja calidad y malos.

La Ley Nabal en la cobertura

Y los malos seguros también interpretan los contratos, coberturas y las Leyes de curso legal según el superior criterio de la Ley Nabal. Hacen lo que les da la gana y, aunque el usuario tenga toda la razón, el asegurador malo actúa de manera deliberada interpretando las cosas para dejar de pagar o pagar menos de lo que toca.

¿Por qué pasa todo esto?

Lo primero de todo es decir que no todos los seguros son iguales. Los hay de buenos que hacen las cosas de manera correcta. Son los malos los que actúan de ese modo.

RECLAMAR INDEMNIZACIÓN

La razón por la que sucede ésto es por la falta de regulación. Todos tenemos claro que para actuar como médico debes estar graduado o licenciado en medicina. Para realizar proyectos de centrales eléctricas debes ser ingeniero, y así, un sinfín de cosas. Pues resulta que para ser perito no necesitas haber hecho nada ni estar acreditado de nada. Simplemente tienes que decir que eres perito en eso. Y como no está regulado, o sea, no hay ningún requerimiento para ser perito, pues cualquier persona se apunta y así vamos.

La segunda razón es la falta de supervisión. Como no está regulado, nadie tiene las atribuciones de poder supervisar (vigilar) la actuación de un perito o comisario de averías, y como existe esta falta de supervisión, no se aplican sanciones a aquel que actúa mal. Y como siempre, si no hay alguien que te puede castigar si has hecho algo mal, al final se convierte en una selva. Haces las cosas según la Ley Nabal y no pasa nada.

Y claro está, debido a este grave problema, muchos peritos y comisarios de averías, en vez de actuar de manera honesta, profesional y rigurosa, actúan de acuerdo al interés del seguro o el suyo propio, y por tanto no es de extrañar que el tema sea una auténtica injusticia.

Si al perito o seguro que utilizara la Ley Nabal fuera castigado de manera ejemplar, se resolverían el 95 % de los conflictos que existen con las aseguradoras.

0 Respuestas

Deja un comentario

Quieres unirte a la conversación?
Participa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *