falta de mantenimiento trabajar seguro taller mujer operario

El seguro no paga por falta de mantenimiento

¿Por qué las aseguradoras excluyen un accidente que habéis sufrido en casa, vuestra empresa, comercio o vehículo alegando falta de mantenimiento? ¿Qué es o en qué consiste la falta de mantenimiento? En este post os vamos a resolver vuestras dudas.

¿Qué es un siniestro o un accidente para una aseguradora?

Un siniestro es un suceso accidental e imprevisible que produce un daño o una pérdida material o corporal considerable. Por tanto el accidente es el daño material o lesión corporal que deriva de una causa «violenta» súbita, externa y ajena a la intencionalidad del usuario, que produce daños materiales o lesiones corporales en forma de invalidez temporal o permanente o muerte.

RECLAMAR INDEMNIZACIÓN

¿Qué es el mantenimiento?

En lo que respecta a las aseguradoras, mantener algo significa conservarlo en su ser, darle vigor y permanencia. Atender aquello de manera que no decaiga su funcionalidad. De este modo mantener un tejado de un edificio significa revisarlo periódicamente para ver que todas las tejas están en su sitio y no están rotas para que siga haciendo su función como el primer día. Y si resulta que hay alguna despegada o rota, cambiarla. Mantener una instalación de gas significa revisarla de manera que no haya fugas y se encuentra en buen estado. Mantener un puente significa revisarlo, sanear las partes deterioradas y substituir aquellas para que esté como nuevo.

De hecho, cuando adquirimos un vehículo nuevo nos dan un libro de «revisiones y mantenimiento» el cual nos indica todas las acciones que, como propietarios, debemos realizar en el vehículo para mantenerlo como nuevo. Así nos indican cuándo debemos cambiar el aceite del motor, las baterías, los frenos, las bujías, los neumáticos, el líquido de frenos, los filtros, etcétera, de manera que el vehículo nos dure muchos años. Porque está claro que todo, o sea, ascensores, edificios, vehículos, maquinaria industrial, instalaciones de gas, instalaciones de aire comprimido, instalaciones de agua, instalaciones eléctricas, etcétera se van degradando con el tiempo y por el uso, y necesitan mantenerse.

¿Qué es la falta de mantenimiento? Aumento del riesgo

La falta de mantenimiento se da cuando las personas omitimos mantener las cosas y las descuidamos. ¿Qué sucedería si por ejemplo no cambiásemos las pastillas de freno de un vehículo o los neumáticos? Que aumentaría la probabilidad de que sufriéramos un accidente. Aumenta el riesgo de sufrir un siniestro. Aumenta el riesgo a que frenemos y el vehículo no se detenga o explote una rueda y suframos el siniestro.

Por tanto, si una cosa está mal mantenida es previsible que suceda el siniestro o accidente y haya unas consecuencias que son lesiones, daños materiales y otro tipo de pérdidas. O sea, aquello que no está mantenido pasa de ser imprevisible a previsible que sufra un accidente. Aumenta la probabilidad a que haya una desgracia. Y resulta que las aseguradoras justamente cubren o pagan sucesos accidentales e imprevisibles. Los previsibles no los quieren pagar, ya que hay un riesgo o probabilidad más elevado a que suceda el accidente. Y las aseguradoras cubren aquello que tiene poca probabilidad a que suceda el accidente. Lo que tiene mucha probabilidad a padecer un siniestro, o sea, tiene muchos números a que suceda la desgracia, no lo quieren cubrir.

Pasa lo mismo con una persona que ha tenido tres infartos, tiene el SIDA y además tiene un cáncer terminal. No habrá ninguna aseguradora que le quiera hacer un seguro de vida ni de salud. Tiene demasiados números o una probabilidad muy elevada a morir o de sufragar gastos médicos, y por tanto, como las aseguradoras están, entre otras cosas, para ganar dinero, no se ganarían la vida asegurando a este tipo de personas con ese cuadro clínico.

RECLAMAR INDEMNIZACIÓN

El grado de mantenimiento y la probabilidad

Mantener algo va directamente relacionado con la probabilidad (= riesgo) a sufrir un accidente (= siniestro). A menos mantenimiento mayor riesgo y al contrario, cuanto mayor sea el mantenimiento y conservación menor es el riesgo a sufrir un accidente.

Pero ¿dónde está la frontera del mantenimiento? ¿Los usuarios sabemos cuál es el mantenimiento de todo? ¿El fabricante de una televisión, bicicleta o el constructor de un edificio o vivienda nos entregan a los usuarios un libro de mantenimiento que nos indica qué debemos inspeccionar, la durabilidad, qué debemos ir cambiando etcétera? La respuesta es que, en ocasiones sí, como el caso de los automóviles, y en ocasiones no, como en el caso de los edificios de viviendas. Hay empresas que tienen al encargado de mantenimiento pero ¿los particulares tenemos o conocemos qué debemos mantener y cómo los debemos hacer? La respuesta es que no.

Por otra parte, si una aseguradora aceptó asegurar esa casa o edificio «mal mantenido» que el usuario desconocía su estado por completo, ¿cómo puede el seguro excluirle el pago de la prestación por falta de mantenimiento? ¿No están los Inspectores de Riesgos que se dedican a inspeccionar aquello que se asegura? Pues si una aseguradora acepta asegurar una determinada cosa mal mantenida por desconocimiento del usuario, ¿cómo puede luego el asegurador dejar de pagar alegando que está mal mantenido cuando no hay nada que haya incumplido y omitido el usuario? ¿Por una apreciación subjetiva del profesional del asegurador?


¿Cómo valorarias a tu aseguradora?
Comparte tu opinión con otros usuarios en RankiSeguros.

VALORAR MI SEGURO


El rechazo por falta de mantenimiento

Antes de rechazar algo por falta de mantenimiento, el asegurador debe saber si ciertamente el usuario sabía y era consciente de esa falta de mantenimiento y de su obligación de mantenerlo, y por temeridad y negligencia no lo hizo. Y aunque el usuario haya actuado así, tampoco queda clara la exclusión, puesto es muy difícil establecer una «frontera» objetiva de cuánta responsabilidad recae sobre el asegurador al aceptar asegurar aquello o del usuario en no mantener algo determinado.

0 Respuestas

Deja un comentario

Quieres unirte a la conversación?
Participa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *