aseguradora no quiere pagar cuanto tarda reclamación seguro tiempo

¿Cuánto se tarda en cobrar del seguro cuando la aseguradora no quiere pagar?

Cuando los usuarios plantean una reclamación al seguro, y este no quiere pagar, se desesperan. Les parece que su reclamación al seguro no avanza. Y todos nos preguntan ¿cuánto se tarda en cobrar?

Las situaciones

Te habrás encontrado en situaciones donde la aseguradora del culpable del accidente, o la tuya, no te quiere pagar la indemnización cuando realmente lo debe hacer. En otras ocasiones te encontrarás que el seguro te quiere pagar menos de lo que toca. En otras ocasiones no te informan de nada e incumplen de manera sistemática sus obligaciones legales y contractuales. Y esto sucede tanto en seguros de vehículos, hogar, comunidades, responsabilidad civil, empresas, espectáculos, asistencia en viaje, seguros médicos de asistencia sanitaria, de vida, accidentes y un sinfín de productos.

Cuando tú tienes la razón pero estás delante de una aseguradora timadora que no paga lo que toca, dado el caso que reclames, ¿cuándo tardarás en cobrar si tienes la razón?

Los plazos judiciales ¿cuánto tardarás en cobrar si demando a la aseguradora?

Entre dos y diez años. Puede que tardes menos o tardes más, pero lo normal es este plazo.

Hay juzgados que tardan muchísimo porque son un desastre y hay otros que son muy rápidos. Pero con los rápidos te irás a los dos años como mínimo.

Los plazos de la dirección general de seguros y fondos de pensiones

La norma establece un plazo de cuatro meses para resolver las quejas o reclamaciones planteadas ante la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, pero el plazo promedio real de respuesta es de tres años. La aseguradora tiene treinta días para hacer caso a la Dirección General de Seguros una vez ha emitido su resolución.

El trámite pericial

Si no hay acuerdo con tu aseguradora y te metes en el trámite pericial del artículo 38 de la Ley de Contrato de Seguro, si hay acuerdo entre los dos peritos tardarás unos seis meses. Si no hay acuerdo y debe designarse a un tercer perito el asunto se alargará entre uno y dos años. Y si al final la aseguradora no quiere pagar lo que hayan resultado los peritos por mayoría o unanimidad deberás sumar entre dos a diez años más.

Y porque lo hacen las aseguradoras timadoras

Como estas cosas van tan lentas y las aseguradoras saben perfectamente, las malas aseguradoras te “empujan” a que busques la vía judicial que es carísima y lentísima. Porque es una vía para desesperar al más paciente de los mortales. Pero además del tiempo, te va a costar dinero en concepto de provisiones de fondos y honorarios de peritos, abogados y procuradores. Por eso la mayoría de gente no reclama nada. Desiste.

Y dado el caso que ganes el pleito por goleada, si condenan a la aseguradora a pagar tus costas procesales (tus peritos y abogados), tampoco te acabarán de devolver todo lo que tú has puesto. O sea, siempre perderás algo.

La realidad

Sabemos que es injusto pero es así. Las malas aseguradoras se aprovechan de esta lentitud procesal para desgastar y desanimar a la gente. Reclamar cuesta dinero. La justicia es para los ricos, no para los pobres. Las leyes están hechas para beneficiar a las grandes corporaciones y gente rica, no para el ciudadano de a pie. Ten esto muy claro. Ahora bien, siempre puedes ir a buscar a alguien que vaya a éxito y le interese tu caso a ver si te lo cogen.

Por eso recomendamos que antes de contratar un seguro consultes RankiSeguros y te hagas de una aseguradora de las buenas. Porque la gran diferencia entre una buena y una mala es que habitualmente la buena te pagará lo que toca de entrada y con la mala deberás gastarte un dinero precioso para reclamar y obtener resultados al cabo de entre dos y doce años. Ésta es la diferencia. Y si no tienes dinero para reclamar, con la mala no cobrarás o cobrarás menos de lo que toca.

Pero también es cierto que en ocasiones las malas también pagan.

La solución

Hay países donde el juez tiene la libertad de imponer indemnizaciones por daños y perjuicios. Y para que entiendas a lo que nos referimos te pondremos un ejemplo:

Imagina un accidente donde debes cobrar una indemnización de 500 € y la aseguradora no los paga. Planteas la reclamación y el juez condena a la aseguradora a pagar los 500 € que te debían. Pero resulta que el Juez, comprometido con la sociedad y en aras de escarmentar al «pirata», viendo que la mala fe de la aseguradora mala le añade a la condena una indemnización por daños y perjuicios por la cantidad de 40.000.000 € (cuarenta millones de euros). ¿Te imaginas que los jueces actuaran de este modo? ¿Condenando a las grandes corporaciones para que se enteraran que con el ciudadano no se juega? ¿Qué los ciudadanos son sagrados?

Porque indemnizaciones de este calibre servirían de escarmiento para que la aseguradora (eléctrica, petrolera, constructora, tecnológica o lo que sea) supiera que con los usuarios no se juega. Que los ciudadanos, en quien reside la soberanía, somos importantes y sagrados.

Si los jueces actuaran de esta forma, las malas aseguradoras se lo pensarían mucho antes de hacer el “pirata” con algún usuario como es dilatar el tema, valorar menos de lo que toca, cláusulas abusivas, etcétera. Además, con estas indemnizaciones al ciudadano le sería mucho más fácil encontrar ayuda de abogados y peritos ya que, puesto el usuario tendría razón, aunque se tratara de una cantidad irrisoria cobraría el dinero suficiente para pagar sobradamente a los profesionales al final del proceso, podría realizar una reclamación muy bien hecha y efectiva.

0 Respuestas

Deja un comentario

Quieres unirte a la conversación?
Participa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *