coches inundados Consorcio CCS lluvia vehículo

¿Qué cubre y para qué sirve el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS)?

No entraremos a explicar de manera extensa y detallada cuáles son las funciones del Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) y para qué sirve, ya que necesitaríamos una “Wikipedia”. Pero lo que haremos de manera muy genérica es explicar cómo nos afecta a los usuarios, en los casos más frecuentes, a la hora de cobrar accidentes que se han producido en unas circunstancias muy concretas.

¿Qué es el Consorcio de Compensación de Seguros?

El Consorcio de Compensación de Seguros es una “entidad de derecho público con personalidad jurídica propia”. Esta frase viene a decir que es una “aseguradora privada” que pertenece al Estado español pero que tiene unas funciones muy concretas que las Leyes españolas le confieren. Algunas de sus actividades son la de liquidadora de aseguradoras, la cobertura de riesgos extraordinarios, la de Fichero Informático de Vehículos Asegurados (FIVA) y un largo etcétera de funciones.

La actividad del Consorcio de Compensación de Seguros

El CCS se creó para dar respuesta a dos necesidades básicas:

  1. La propia actividad aseguradora, es decir, asegurar los riesgos o accidentes de carácter extraordinario.
  2. La actividad de “fondo de garantía”.

Una cosa a tener en cuenta es que el Consorcio de Compensación de Seguros no está para “ganar dinero” como sería el caso de una aseguradora “normal”. El CCS sólo está para dar servicio al ciudadano, y por lo tanto, su actitud es muy distinta a la de muchas aseguradoras comerciales convencionales.

RECLAMAR MI INDEMNIZACIÓN

Actividad aseguradora. Lo que paga el Consorcio de Compensación de Seguros de riesgos extraordinarios

Todas las personas que tenemos un seguro de daños propios del vehículo, o sea, un seguro de coche a todo riesgo (cubrimos nuestros daños al vehículo además de los daños a los perjudicados), un seguro de vida, de accidentes, del hogar, de comercio, de comunidades, de empresas,…, pagamos una pequeña parte del precio al Consorcio de Compensación de Seguros. De este modo, cuando aseguramos nuestros bienes o nuestra persona estamos asegurados con dos seguros a la vez. Uno es nuestro seguro “normal” (SegurCaixa, MGS, MAPFRE,…) y el otro es el CCS.

Esto se hace porque las aseguradoras “normales” no pagan los accidentes derivados de daños materiales, personales o lucro cesante (pérdida de beneficios) cuando las circunstancias del accidente son inundaciones, terrorismo, tempestad ciclónica atípica u otros riesgos recogidos en el “reglamento de seguro de riesgos extraordinarios”, y por tanto, eso lo paga el CCS.

Otra cosa que el Consorcio de Compensación de Seguros paga son los “daños a terceros” cuando el ejército español o la policía, sea autonómica o estatal, en tiempos de paz, hace daño a alguien. Sería el caso que la Guardia Civil nos colisiona por detrás con el coche o que un soldado despistado, haciendo maniobras, nos destruye nuestra casa de un “bombazo” propinado por un tanque. Pero atención, ésto lo cubre el Consorcio de Compensación de Seguros siempre y cuando tengamos contratado un seguro de daños propios. El tema de la “responsabilidad civil” de la policía o el ejercito se llama “responsabilidad patrimonial de la administración” y eso lo pagan seguros especiales que cubren este tipo de daños a los que destinaremos unos cuantos posts.

El CCS jamás paga accidentes derivados de la responsabilidad civil de las personas. Eso lo paga cada aseguradora, y si uno no tiene seguro, lo deberá pagar de su bolsillo.

Nota final: No podemos asegurarnos directamente con el Consorcio de Compensación de Seguros. No es una aseguradora comercial “normal”. Ahora bien, si no hay ninguna aseguradora “normal” que quiera asegurarnos un seguro obligatorio, como es el caso del SOA en motos o coches de conductores noveles, puedes contratar tranquilamente ese seguro con el Consorcio de Compensación de Seguros.

Actividad de “fondo de garantía”

Pero hay situaciones donde los ciudadanos estamos desprotegidos y el Consorcio de Compensación de Seguros actúa como “fondo de garantía”, para pagarnos y luego “buscarse la vida” de cómo recobrar eso que nos ha pagado como perjudicados.

Resulta que, cuando un vehículo robado o sin seguro nos causa daños materiales o personales, la aseguradora que se ocupa de indemnizar nuestros daños, lesiones, días de baja y resto de cosas derivadas de la responsabilidad civil del conductor es el CCS, y luego ya reclamará al ladrón, si lo encuentra, o al que iba con el coche sin el SOA.

Otro caso donde el Consorcio de Compensación de Seguros paga las lesiones a los perjudicados en accidentes de tráfico es cuando el causante del accidente se da a la fuga y, por tanto, es desconocido.

Otra de las situaciones donde el CCS actúa como fondo de garantía es cuando se hace cargo de todos esos siniestros en curso pendientes de indemnizar cuando una aseguradora de las “normales” se va a la quiebra.

RECLAMAR MI INDEMNIZACIÓN

¿Cuándo debemos dar parte al Consorcio de Compensación de Seguros?

Debemos dar parte al CCS en cualquiera de las situaciones descritas en este post. En su página web están los teléfonos de atención al cliente, así como las cuentas de correo electrónico para contactar con ellos.

En futuros posts explicaremos cómo lo hace el Consorcio de Compensación de Seguros para indemnizar determinados accidentes y qué particularidades tienen a la hora de tramitar tu siniestro.

0 Respuestas

Deja un comentario

Quieres unirte a la conversación?
Participa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *